Un viaje de muchos colores y sabores

Defínase en una palabra, le preguntó uno de los hombres sentados al frente suyo. Los ojos escrutadores de los que estaban en la sala la llamaban a responder con rapidez, pero su mente se negaban a actuar con la velocidad que exigía el momento. Solo escuchó cómo sus labios y sus cuerdas vocales pronunciaban la palabra… VIAJERA.

Todos se quedaron mirándola casi boquiabiertos y con los ojos brillantes de asombro.

Mi pasión es viajar a mundos desconocidos, la lectura me lleva de viaje a lugares imaginarios, mi trabajo es un viaje hacia múltiples conocimientos, mis estudios son un viaje a nuevos aprendizajes, mis relaciones un viaje hacia mis más profundos sentimientos, inclusive, la comida que llevo a mi boca es un viaje a través de sabores inimaginables, el ejercicio que hago diariamente me lleva a viajar a través del esfuerzo que hacen mis músculos, y cada vez que pongo la cabeza en la almohada al final del día, viajo a través de un mundo fantástico, el de los sueños. Mi vida es, sencillamente, un viaje.

IMG_2191

Este viaje comenzó en una mañana soleada. Era pequeña y pesaba poco, pero tenía una bella sonrisa. Crecí rápido, me volví aún más mona y sonriente, hablaba mucho, era loquita, activa pero también gruñona. No me gustó nunca la leche caliente ni los teteros. Jugaba con peluches y no con muñecas. Me encantaba la piscina y los libros, recuerdo especialmente una colección de enciclopedias de lomo verde, ahí empezó mi viaje por los lugares imaginarios que le proporcionan a uno los libros y las letras.

He viajado por este mundo durante casi 25 años. Tengo ojos verdes mezclados con miel, cabello rubio y ondulado, caderas anchas y un simpático huequito en una de mis mejillas.

Me gustan mis hombros, mis largas pestañas y mis manos. Me gusta, aunque con variadas excepciones, el viaje que hacen mis ojos al mirarme en el espejo desnuda. Reconocerme como una persona atractiva (no para los otros sino para mí misma) es uno de los viajes más difíciles que he debido recorrer en la vida.

Crecí sin hermanos hasta que en mi cumpleaños número cuatro, exactamente el mismo día, llegó al mundo mi hermanito, grande y fortachón. Ahora vive en Alemania y de vez en cuando viaja a Colombia cargado de chocolates, nueces, quesos y muchos abrazos.

Siempre fui espontánea y habladora, juiciosa pero no demasiado aplicada. Me gustan los números pero mi pasión, desde pequeña, fueron las letras. Sueño con escribir un libro. Estudié Comunicación Social, también inglés y mandarín.

Captura de pantalla 2013-05-28 a la(s) 17.46.51

No recuerdo la primera vez que fui al mar, pero sí tengo grabado en mi memoria la sensación de tocar con la punta de los dedos el agua, y de lo delicioso que se siente la arena bajo los pies. Indudablemente, los lugares que tengan playa, brisa y mar (como dicen por ahí), son los que más me gusta visitar en mis ratos libres.

También recuerdo cómo mis padres planeaban nuestras vacaciones y agradezco a ellos todas las oportunidades que tuve de viajar a lugares asombrosos, a destinos que encierran magia, a sitios que te dejan sin aliento la primera vez que los tienes en frente. Gracias a ellos abrí mi mente a un mundo lleno de sorpresas, de gente distinta, de sabores y colores, gracias a ellos viajé, de mil formas, en barco, en tren, en avión, en carro, en bicicleta, en lancha, pero también en mi imaginación, en los libros, en los cuentos, en la música y hasta en la televisión.

Cuando tuve edad suficiente, y digamos que una mente un poco más abierta, viajé a Canadá y a China, conocí la nieve, experimenté la soledad, hice nuevos amigos, probé comidas exóticas, tuve que manejar mi propio dinero y hacer que alcanzara hasta el final del mes, pagar la renta, montar en bus, mercar. Fue un viaje de sensasiones intensas, un viaje de conocimientos, de vivencias y de experiencias únicas. Un viaje donde conocí mis limitaciones, mi personalidad, mis temores y mis fortalezas, un viaje en el cual aprendí lo que es la vida y los muchos tonos de grises, rojos, verdes y amarillos que tiene para ofrecer.

Nueva York y sus coloridas luces, Bariloche y su chocolate, Punta del Este y su suave brisa, Medellín con sus paisajes, Grecia con sus diversos tonos de azul, Miami y sus extravagantes centros comeciales, el Caribe y sus mares, Cartagena y su historia, Alaska y el sol que no duerme, Río de Janeiro con sus exóticos bailes, Orlando y su diversión incansable, Shanghai con su dualidad entre lo tradicional y lo moderno, Kuala Lumpur y sus rascacielos, Los Ángeles y sus estatuas de cera… En fin, múltiples lugares que la vida me ha dado el privilegio de conocer, destinos a los que he viajado y en los que he dejado un pedacito de mi alma, un pedacito de mi alma VIAJERA.

IMG_6440Sigo viajando por este mundo, recorriendo sus senderos, viviendo experiencias inolvidables, amando a personas excepcionales, conociendo caminos y equivocándome en las decisiones. Continúo viajando a través de los sueños, las letras y los libros; a través de las sensaciones, los sentimientos y las ilusiones. Sigo siendo una viajera entusiasta, una viajera en construcción y una viajera enamorada del mundo.

Todos aplaudieron, con los ojos brillantes y una sonrisa estampada en sus caras. Se había descrito a sí misma en una sola palabra, con miles de letras.

With LOVE, ANA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s