Contrastes marroquíes

Las ciudades que hasta ahora he visitado de este país africano: Casablanca, Rabat, Meknes y Fes, me han parecido impregnadas de un aire de contrastes de todo tipo, desde algo tan simple como el clima, hasta algo más complejo como las clases sociales.

Empecemos por el clima, es una combinación rara entre frío y calor, con vientos helados pero un sol asiduo que te quema las entrañas. Miras por la ventana del bus y crees que hace un calor de mil demonios afuera, pero te bajas y el viento helado te pega en los huesos. Por más sol que haga es necesario un saco para cubrirte del viento que asecha.

Sigamos con la arquitectura que predomina en Marruecos, primero hay que decir que no existen edificios “modernos” forrados de vidrios y altos pilares de metal con lujosos lobby de entrada, en este país priman las construcciones bajas y cuadradas. Sin embargo, es curiosos ver cómo se mezclan de manera nada armoniosa edificios renovados, limpios y bien pintados, con edificios muy sucios, desgastados y que no se les ve el más mínimo mantenimiento.

contraste

Ahora bien, esos edificios serían, lo que llaman los locales, la parte moderna de las ciudades, pues prima, en todas ellas, un parte de construcciones arcaicas propias de las monarquías, con ruinas, castillos y murallas. Es una parte que le da un increíble aire de misterio a estos lugares y que evidencia lo apegados que siguen siendo a sus tradiciones. Vale la pena conocer estas magníficas edificaciones, casi todas construidas con dimensiones colosales.

Hablando de las dimensiones colosales, encontré otro contraste entre aquellos que poseen mucho dinero y aquellos que no, los primeros son miembros de la familia real marroquí y cuentan con gigantescos, y no miento con lo de gigantesco, palacios, casas y mezquitas en terrenos de no menos de cuatro o cinco hectáreas, mientras el pueblo raso vive en pequeñas casitas rodeadas por estrechas y algo oscuras callejuelas.

calles

Así mismo encontré que en este país situado al norte de África, cerca al estrecho de Gibraltar, conviven en armonía desde hace siglos fieles de tres importantes religiones monoteístas: musulmanes, judíos y católicos. Así que en nuestro recorrido hemos visitado un campo santo para los judíos, varias mezquitas musulmanas y una bellísima iglesia católica adornada de bellos y coloridos cristales.

Por último debo agregar un contraste cultural comparado con mi cultura y mi raza. No es como ir de paseo a Estados Unidos, a algún país de Suramérica o quizás a los países más renombrados de Europa, que podría decirse –aunque tienen grandes diferencias– que las costumbres van encaminadas por la misma línea. Pero cuando visitas países como Marruecos, China o Malasia, te das cuenta que sus costumbres son casi opuestas a las tuyas, sus comidas, sus rituales, sus vestimentas e incluso sus creencias.

Aún no termina mi viaje por este maravilloso país y ya estoy encantada. Espero poder descubrir muchos más, poder acercarme más a su cultura, probar sus manjares, recorrer sus calles y captar con el lente de mi cámara todo lo que merezca ser recordado.

Anuncios

Un comentario sobre “Contrastes marroquíes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s