Y, se subió a un avión

Eran las 12:30pm de un lunes soleado, de esos soles que suele hacer en Medellín y que calienta la atmósfera asemejándose al clima costero. Dos jóvenes esperaban el vuelo de Avianca que las llevaría desde la ciudad de la eterna primavera hasta la capitalina Bogotá.

Una de ellas estaba serena. Con su pelo claro y sus botas de goma caminaba con seguridad por la sala; la otra iba algo despistada, inquieta y seguí diligente a su amiga. Esta joven de cabello negro y labios carnosos estaba ansiosa por conocer el avión por dentro y por experimentar por primera vez la sensación de volar en uno.

IMG_0105Cuando el avión anunció su despegue, la chica sudaba y, agarrada a su amiga, miraba perpleja por la ventana. Tal vez no fue el viaje más placentero, ni para ella ni para su amiga a quien le dejó un buen colorado en la mano de tanto apretársela. Pero es que ¿quién dijo que todas las primeras veces eran placenteras?

El hotel la sorprendió aún más. Todo era lindo, moderno y nuevo para ella. Se sentía como un niño en una juguetería inmensa. Su palabra favorita fue caché, y es que todo en esa ciudad desbordaba glamour, novedad y exquisitez. Su amiga conocía Bogotá y la llevó a comer a lugares en los que no se imaginó comer nunca.

La mona de ojos claros, por su parte se sentía en su salsa, le gustaba esa ciudad y sobre todo mostrársela a su amiga, le gustaba hacer las veces de maestra y recorrer la ciudad como turista. Aunque le molesta un poco el frío y la eventual frialdad de los bogotanos, se sentía bien, le gusta la exuberancia y la inmensidad de esa ciudad; así haya contaminación, respira un aire puro y fresco.

Un lugar que les gustó mucho a ambas paisas fue Al Agua Patos tanto por su comida como por su decoración y propuesta. Muy bonito y exquisito. Tostadas de pan que van bien con el desayuno, el almuerzo, el algo y hasta la comida. Dulces o saladas, con huevo y tocineta o con pollo a la carbonara, con nutella y banano o con arequipe y helado. Acompañadas de una variedad de bebidas, entre ellas un delicioso jugo de mandarina recién exprimido.

IMG_0119 ¿La elección de la noche de estas dos paisas visitantes? Tostadas de pollo carbonara y de beef stroganoff ambas con jugo de mandarina. ¡Toda una delicia! Es todo un deleite al paladar, una experiencia gastronómica diferente y provocadora. Un lugar único que vale la pena visitar en Bogotá: Cll 93 #11A – 11.

Entraron al Museo del Oro y como todo buen turista caminaron por La Candelaria. Dieron rodeos por el lugar tomando fotos y asombrándose de la inmensidad de la Casa de Nariño y el Palacio de Justicia. Aunque a la hora del almuerzo prefirieron tomar un taxi hasta el pintoresco barrio de Usaquén.

Aunque su viaje fue corto, estuvo plagado de experiencias nuevas, de aprendizajes y comidas ricas. Lo disfrutaron, se rieron como locas y tomaron cientos de fotos. Verdaderamente se la pasaron bien. Ahora la rubia se siente feliz de haberle cumplido el sueño a alguien y la morena se siente feliz de haberlo cumplido. Ambas se siente felices, ambas fueron felices esos días.

sky-from-bogota

Anuncios

2 comentarios sobre “Y, se subió a un avión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s