72 horas en un Oporto donde lo antiguo se ha vuelto cool

Callejuelas y cuestas, azulejos en iglesias y estaciones de tren, tranvías, paseos por la ribera, puentes que cruzan hacia bodegas centenarias y miradores, mariscos para chuparse los dedos acompañados de vinos dulzones, pocas nubes en el cielo y muchas cervezas artesanales, un hotel que te hace sentir como en casa, mercadillos, compras inesperadas y muchos… Leer más 72 horas en un Oporto donde lo antiguo se ha vuelto cool